miércoles, 13 de enero de 2010








Amarró la soga sin ganas
En realidad lo hace por que se lo exigen no por vocación;
Da un par de pasos y llega al cuarto de su madre;
Ella ya no lo habita sin embargo ha dejado un sinnúmero
de elementos de su pertenencia como si obstinadamente
se empeñara en subrayarle su presencia ….
Entonces saca un tapiz antiguo enmohecido, lo observa lo acerca a su nariz para tratar de hacer un reconocimiento mental de lo que tiene entre sus manos...
-en realidad el cree que es un tapiz pero no es así-Lo lleva lejos de allí a unos de los cuartos de la casa lo extiende sobre la pared sujetándolo y vuelve a alejarse de el unos metros…entonces lo ve, lo reconoce, no le pierde la vista, como si se tratara de alguien de mala entraña. El humo del cigarrillo le hace lagrimear un ojo…es que se ha quedado eclipsado por ese montón de figuras salvajes huyentes… victoriosos…
Era “la vuelta del malón” aquella obra descomunal del pintor argentino Ángel Della Valle que narra las vivencias de la llanura pampeana en donde sus verdaderos dueños van a dar hasta la última gota de sangre por el todo de sus almas contra el mundo civilizado…
Nando no comprendía como había llegado a manos de su madre siendo que en el Museo Nacional de Bellas Artes…
Comenzó a desviar la mirada a la ventana mientras alcanzaba a darse cuenta que había trabajado en vano casi toda la mañana porque la soga caía con desparpajo burlón a metro y medio de su nariz sin que pudiera hacer nada;asomó la cabeza para ver mejor y la imagen solemne del reloj de péndulo quedaba insólita en el jardín y es en el primer piso justo donde debía estar…
No le importó nada más que volver a la imagen, al lienzo, a esos óleos complacidos en el pincel del maestro y quedarse sin palabras ante la escena, la tarde haciéndose crepúsculo y el malón que no da tregua que arrasa con todo lo que le quieren imponer desde la iglesia –se lleva el indio a modo de trofeo una cruz-hasta las persecuciones sangrientas de un Julio Argentino Roca...la impiedad de la conquista,la batalla sin fin, la tierra salpicada de barro y sangre entre los cascos furtivos de los nativos.La desigualdad de la sociedad de la época y por qué no actual...la luz ámbar del sol testigo,mudo indiferente; el cacique que se lleva victorioso rendida a la dama blanca…
Miro por la ventana otra vez la ceniza ha quedado tirada en el suelo.

8 comentarios:

  1. Hola mariana gracias por tu comentario en mi blog. Mil gracias.

    Es dificil hacer algo cuando no se tiene vocacion...un escrito profundo que encierra mucho.

    Saludos un abrazo fuerte.

    ResponderEliminar
  2. Hola Mariana,
    Entretenido relato.
    La obra es exquisita.
    besos.
    Fer.

    ResponderEliminar
  3. FER:
    GRACIAS POR PASARTE!!!un beso grande como siempre!!

    ResponderEliminar
  4. Me encantó. Me gusta mucho leerte.

    Un beso enorme

    Laura

    ResponderEliminar
  5. This is my first time on you site..Beautiful words. I look forward to visiting you and reading your work in the future.
    regards,
    Carl

    ResponderEliminar
  6. CARL:
    gracias por tu visita y por la dedicatoria pasaré a visitarte...saludos!!!

    ResponderEliminar

Si logré llegar a ti puedes dejar TU opinion:

http://youtu.be/kLuGqg_igO8

GUSTAVO CERATI siempre♥

GUSTAVO CERATI siempre♥
Se ha producido un error en este gadget.

ALGUNOS DE LOS AMIGOS QUE VISITO:

"a la izquierda del roble"Mario Benedetti

Seguidores